El DOTA 2 StarLadder i-League Invitational en Kiev

eSports 21-04-2016

Antes de que la máxima atención del mundo DOTA se concentrara plenamente en Manila y el siguiente Major, el pasado fin de semana se hizo una destacada parada técnica en Ucrania. Del rendimiento mostrado allí dependía, entre otras cosas, una invitación directa al torneo de Filipinas. Pero todo apuntaba más bien a un evento de regresos e incógnitas. ¿Sería capaz de recuperarse el DOTA chino tras algunos cambios en los equipos? ¿Cómo derrotar a Natus Vincere en su propio feudo? No hay que olvidar que el último título para Na'Vi se remontaba nada menos que 18 meses atrás. Todo esto se tenía que decidir en ausencia de los dos grandes equipos Evil Geniuses y Team Secret.

Dos dream teams de China

Tras una actuación decepcionante en Shanghái, muchos fans esperaban con gran interés la presencia de los dos nuevos cracks del Lejano Oriente. Con sus dos nuevas incorporaciones, Agressif y el genial jugador Phoenix September, LGD Gaming está considerado como el dream team por excelencia. Pero también Vici Reborn podía dar alguna sorpresa.

Las esperanzas no eran en absoluto infundadas, como pronto se puso de manifiesto. Tras algunas impactantes victorias contra grandes equipos europeos como OG Gaming, Alliance o Virtus.Pro, los dos equipos se encontraron en la final del Lower Bracket y dejaron claro que no es tan fácil liquidar al DOTA 2 chino. Hasta ese momento, solo los favoritos del público local habían sido capaces de resistir ante las nuevas habilidades llegadas del Lejano Oriente. El frenético apoyo hizo a Na'Vi jugar como si hubiéramos regresado a 2012.

La final Vici Reborn contra Natus Vincere

Vici consiguió imponerse a LGD Gaming en una lucha ajustadísima en la final del LB, pero en este punto tenía que quedar eliminado un equipo chino. Ya la primera partida de este último Best of 5 fue digna de toda una final de TI. La emocionante remontada de Na'Vi bien puede considerarse una de las mejores partidas de DOTA 2 jamás retransmitidas. Cundo los profesionales de Reborn parecían ya claramente superados por el sector central, consiguieron evitar por los pelos la derrota en una increíble lucha en equipo. La forma como Nature's Prophet aprovechó el escaso alcance del Gyrocopter hasta el mismo segundo en que se acabó el Aegis solo puede describirse como genial. Poco después tuvo lugar un no menos brillante Chronosphere por parte de GeneRal que decidió finalmente la partida e hizo estallar al público animando al equipo dirigido por Dendi.

Sin embargo, en las siguientes dos partidas Vici consiguió revertir la situación. En ambas partidas, Na'Vi volvió a dejar el Gyrocopter a los recién llegados chinos y, además de algunas jugadas maestras de fy, esto fue suficiente para remontar y poner el marcador 2-1 a favor de Vici.

Sin embargo, la auténtica sensación llegó en la partida número 4. Tras un inicio muy explosivo con el Nightstalker, el equipo ucraniano consiguió meterse poco a poco de nuevo en la partida. Llegó un momento en que parecía que los daños del Juggernaut no serían suficientes para dejar fuera de combate al Gyrocopter de Na'Vi con Satanic y Manta. Dendi, en la Queen of Pain, decidió con la Sonic Wave más y más combates en favor de Natus Vincere. Por lo demás, toda la serie fue como un único gran Hero Brawl a veces con hasta dos Kills por minuto.

Entonces llegó la bomba. El público se quedó totalmente anonadado. ¿Qué había pasado? De repente, el Gyrocopter tenía en su inventario un objeto muy especial. Un Divine Rapier sería el encargado de decidir. Tras una lucha ganada por sorpresa y un rápido Roshan, Na'Vi tenía el High Ground en el punto de mira con plena confianza. Contaban incluso con la siguiente jugada. La Venge empezó la lucha con un «max Range Swap», y el Copter se quedó muy pronto sin el Aegis. Pero a continuación todo marchó de maravilla para Natus Vincere. Sin embargo, un error fatal destruyó todos los sueños de los veteranos de Ucrania. El Satanic ya se había activado antes de la muerte del Aegis. Así, el Gyrocopter con Black King Bar y Rapier ya no podía elevarse con la suficiente rapidez. Dendi casi consiguió una vez más revertir la situación y lograr la remontada perfecta, pero tras su Sonic Wave sobrevivieron 3 héroes con solo milímetros en la barra de Health. El Divine Rapier yacía en el suelo. Entonces, el Juggernaut de Vici destrozó toda la Radiant Basis en un abrir y cerrar de ojos. Y así, el título de DOTA 2 fue a parar de nuevo a China.